Reseña: ‘El Monasterio de Los Buitres’ (1973)

Un lugar de meditación y devoción se convierte en un refugio para los complejos psicológicos y sexuales del ser humano en ‘El monasterio de los buitres’. ¡Lee más acerca de esta película de Enrique Lizalde!

Monasterio de los BuitresEn 1973, cuando en el mundo se desarrollaba una revolución política, social y cultural como resultado de las represiones de distintos gobiernos, vimos salir en pantallas películas como La Montaña Sagrada de Jodorowski o El Castillo de la Pureza  de Arturo Ripstein. Y aunque El monasterio de los buitres nunca había sido mencionado entre estos títulos, el film de Francisco del Villar se podría considerar como innovador para su época.

Las técnicas cinematográficas y actorales son bastante tradicionales, con escenarios que podrían llegar a parecer teatrales. Pero es en este contexto, en general, en el que las actuaciones de primeros actores como Enrique Lizalde, Enrique Rocha e Irma Serrano se destacan. En efecto, como muchos ya saben, Lizalde poseía una impresionante presencia que se complementaba con un excelente manejo y tono de voz, que aquí se pueden apreciar a la perfección.

Sin embargo, es la trama de la historia la que agrega el picante a este film, pues relata la historia de un monasterio en el que nadie está libre de pecado. Cada uno de los monjes encarna algún defecto de la humanidad, mas es el Padre prior (Enrique Lizalde) el que posee un libre pensamiento y tiene ideas un tanto modernistas con las que pretende encontrar en el monasterio a aquellos que no sólo buscan esconderse de sus propios conflictos internos. A él se le enfrentan los deseos del padre Pablo (Augusto Benedicto), un monje conservador muy cercano al Vaticano, quien quiere regresar al método anterior en donde el castigo y la idea del pecado se sostienen por la fuerza. Pero él no es el único que reta al Padre prior, ya que el monasterio depende económicamente de un patronato de empresarios moralistas que no están a favor de los nuevos métodos del Padre prior.

En esta producción se resalta la idea del psicoanálisis como medio para combatir las represiones sexuales, lo que podría parecer normal hoy en día, pero no en el México de los 1970 que luchaba entre la liberación y el conservadurismo y mucho menos en un monasterio. Sin duda, esta película tiene bastante que ofrecer, si se le está dispuesto a prestarle un poco de tiempo y atención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s